Receta Fácil: Pierna de Cordero al Horno con Vino Blanco

¿Buscas una receta deliciosa y fácil de preparar para impresionar a tus invitados en una cena especial? La pierna de cordero al horno con vino blanco es una opción perfecta para ti. Con pocos ingredientes y un poco de paciencia, podrás crear un plato exquisito que dejará a todos con ganas de repetir.

La pierna de cordero es una carne tierna y jugosa, que se presta muy bien a ser preparada al horno. La combinación con el vino blanco le aporta un sabor suave y elegante, que hace de este plato una opción ideal para ocasiones especiales.

Para empezar, necesitarás una pierna de cordero de aproximadamente 2 kilos, que puedes adquirir en cualquier carnicería. Además, necesitarás algunos ingredientes básicos como aceite de oliva, sal, pimienta y ajo. Y, por supuesto, no puede faltar el vino blanco, que será el ingrediente estrella de esta receta.

El primer paso será preparar la pierna de cordero, retirando cualquier exceso de grasa y haciendo algunos cortes en la carne para que absorba mejor los sabores. Después, mezcla en un bol el aceite de oliva, la sal, la pimienta y el ajo picado, y unta la pierna con esta mezcla por todas partes.

Una vez que la pierna de cordero esté bien sazonada, colócala en una bandeja para horno y vierte encima una taza de vino blanco. Cubre la bandeja con papel aluminio y lleva al horno precalentado a 180 grados centígrados durante aproximadamente 2 horas.

Cuando la pierna de cordero esté dorada y tierna, retira el papel aluminio y deja que se dore un poco más durante unos 10 minutos. Y listo, ya tienes tu pierna de cordero al horno con vino blanco lista para servir.

Leer también:  Cocina Facil: Crea Croquetas con una Deliciosa Salsa Bechamel y Maizena

Esta receta es perfecta para acompañar con patatas asadas, verduras al grill o una ensalada fresca. Y si quieres darle un toque extra de sabor, puedes añadir hierbas aromáticas como romero o tomillo a la mezcla de aceite y ajo.


Ingredientes Cantidad
Pierna de cordero 2 kg
Aceite de oliva 1/2 taza
Ajo picado 3 dientes
Vino blanco 1 taza
Sal y pimienta Al gusto

¿Qué vino marida mejor con cordero?

El vino tinto es el que mejor marida con el cordero debido a su sabor intenso, cuerpo y taninos que complementan la carne de cordero. Algunos vinos tintos recomendados para maridar con cordero son Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Garnacha.

¿Paletilla o pierna lechal? ¿Cuál es la mejor opción?

Depende del gusto de cada uno, pero generalmente la paletilla lechal es más tierna y jugosa que la pierna lechal. Sin embargo, la pierna lechal es más magra y tiene menos grasa. Ambas opciones son excelentes para cocinar al horno con vino blanco, pero es importante tener en cuenta que la paletilla requiere menos tiempo de cocción que la pierna. En cualquier caso, asegúrate de adobar bien la carne antes de cocinarla para que quede sabrosa y jugosa.

¿Paleta o pierna de cordero? ¿Cuál es la mejor opción?

La mejor opción entre paleta o pierna de cordero depende del gusto personal y de la preparación que se desee hacer. Ambas opciones son igualmente deliciosas y ofrecen distintas posibilidades culinarias.

Leer también:  Receta de Guiso de Calabaza con Ternera Arguinano: Deliciosa y Fácil

La paleta de cordero es una opción más económica y tierna, ideal para asados y guisos. Por otro lado, la pierna de cordero es más grande y tiene menos grasa que la paleta, por lo que es perfecta para preparaciones al horno, como en nuestra receta fácil de pierna de cordero al horno con vino blanco.

Ambas opciones son deliciosas y versátiles.

¿Qué es la paletilla de cordero y cómo se prepara?

La paletilla de cordero es una de las partes más sabrosas del animal. Se trata de una pieza de carne que se encuentra en la parte delantera, en la zona del hombro. Es una carne tierna y jugosa, con un sabor suave y delicado.

Para prepararla al horno, se recomienda marinarla con hierbas aromáticas y especias al gusto. Después, se coloca en una bandeja de horno con un poco de aceite y se hornea a 180 grados durante aproximadamente una hora, dependiendo del tamaño de la pieza.

Es importante asegurarse de que la carne esté bien cocida antes de servirla, para evitar cualquier riesgo de enfermedad. Se puede acompañar con patatas, verduras o una ensalada fresca.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.